NUEVO!Ven a ser parte de Nativa Leer más

Opinión

Roles de género en la revolución

2 Mins read

Andrea Morales

La característica del revolucionario es la lucha contra la conformidad, en esta sociedad resulta más fácil ser conformista, vivir la vida que nos toca sin mirar al otrx; estudiar, trabajar para ganar dinero y sobrevivir. Entonces, levantar la voz ante las injusticias y hacer que tiemble el suelo del modelo de estado represor en el que nos vemos forzados a existir es una tarea imprescindible.

Qué difícil es querer cambiar el mundo hacia una sociedad más justa e igualitaria, recordamos las luchas del Che Guevara, Camilo Cienfuegos, Marcelo Quiroga, luchas en las que dejaron la vida.

Qué difícil es para un hombre escoger ese camino.

Pero, ¿para una mujer?
Son pocas las mujeres que alcanzaron reconocimiento tras una vida de lucha, sin embargo, la mayoría de ellas se vieron apagadas en gran medida por la sumisión ante los mandatos que tenemos desde el nacimiento.
El abrazo de Eva Perón a su esposo después de renunciar a la candidatura a la vicepresidencia de Argentina es una imagen cargada de dolor, donde ella decide poner la lucha de su pareja por encima de sus luchas para ocupar el lugar de compañera en la lucha, mas no la gestora de cambios en la sociedad.

Estamos en 2022 y aún ahora vemos cómo estos mandatos continúan apagando nuestras luchas.

Hay un dicho muy común que afirma que “El hombre es revolucionario hasta que tiene poder, y la mujer es revolucionaria hasta que se enamora”, asumiendo que un hombre deja de luchar cuando se corrompe por su egoísmo y su necesidad de beneficiarse por encima del dolor del pueblo, y que una mujer abandona sus luchas por asumir un rol de sumisión ante el egoísmo de un hombre. Existe un factor común en ambos casos.

¿Por qué a los hombres se les permite ser egoístas, y a nosotras no?
No significa que el egoísmo sea positivo en ningún espacio revolucionario, porque no lo es, pero a nosotras siempre nos relegan al rol de maternar; por ejemplo, en el libro “Guerra de guerrillas”, el Che romantiza el rol de la mujer en la lucha armada y lo reduce a la encargada de mantener el orden en los campamentos.
La pieza fundamental de la guerrilla en Ñancahuazú fue una mujer, Tamara Bunke, conocida como Tania la guerrillera; ella fue la responsable de infiltrarse en altas esferas de poder en Bolivia, y de conseguir un lugar para establecer el campamento, así como enviar comida y armamento a los guerrilleros.
A Tania se le negó la participación en la guerrilla armada, fue hasta que el gobierno boliviano la descubrió que le permitieron ser parte de la guerrilla, ya debían esconderla.
Cuando emboscaron el campamento, los militares bolivianos la mataron, le cortaron el cabello y quemaron su cuerpo, su machismo no podía tolerar que una mujer los haya engañado tanto tiempo. Hoy la historia habla mucho del Che Guevara, pero muy poco se menciona sobre Tania la guerrillera.

La historia la escriben los hombres, mientras a nosotras nos enseñan a ser un apoyo para ellos, a cuidarlos a ellos y a la familia, a competir entre nosotras para que no vaya a pasar que nos juntemos y pongamos en peligro la hegemonía de poder que ejerce el hombre sobre nosotras en todos los espacios y en todos los momentos.

Muchas veces caemos en estos roles sin notarlo y es necesario un golpe fuerte para reaccionar del letargo y recuperar las fuerzas para seguir levantando la voz, muchas compañeras nunca salen del letargo y se conforman con vivir una vida cómoda dentro del sistema. Es por eso que repensarnos constantemente es fundamental para poder seguir avanzando.

Related posts
Opinión

Opinión. La doble moral de la Iglesia Católica

1 Mins read
Andrea Morales Durante la homilía del domingo 3 de abril, el arzobispo de Santa Cruz, Sergio Gualberti, condenó a quienes recurren al…
BoliviaOpinión

La caída de los liderazgos cruceños

3 Mins read
El MAS trató por 14 años de destruir los liderazgos cruceños, desde Percy, Costas, Marincovic hasta la misma Angélica Sosa, y cuando…
Opinión

TESTIGO DE PARTE

3 Mins read
Ryunosuke Akutagawa, considerado el Padre de los cuentos japoneses, en su obra En el bosque nos demuestra que una historia puede tener…
Nativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.